IRS Logo
Print - Click this link to Print this page

Cómo Declarar el Ingreso de Subasta y la Brecha Tributaria

English

FS-2007-23(SP), septiembre 2007

Muchas personas no saben que el ingreso ganado por subastas y ventas a consignación quizá pueda ser tributable. Esta hoja informativa, la decimosexta de la serie de la Brecha Tributaria, ayudará a los contribuyentes a entender mejor qué clase de ingreso tienen que declarar y a qué deducciones pueden tener derecho.

La brecha tributaria, o la cantidad de impuesto que queda sin pagar cada año, resulta cuando los contribuyentes declaran una cantidad inferior de ingresos tributables de los que en verdad recibió. Afortunadamente, la mayoría de las personas quieren pagar la cantidad justa de sus impuestos y simplemente necesitan entender mejor sus obligaciones.

Qué es tributable
Por lo general, todo el ingreso recibido de subastas tradicionales o en línea y las ventas a consignación son tributables, a menos que se cumplan ciertas excepciones. Normalmente, este ingreso se considera como ingreso de “negocio” u “ordinario”. En ciertas circunstancias, tal ingreso quizá pueda reunir los requisitos para ser tratado como ganancia de capital.  También hay algunas excepciones que permiten que el ingreso se excluya del ingreso tributable.

El ingreso de negocio que resulta por una subasta o una venta a consignación está sujeto a los mismos impuestos que el ingreso de todo otro negocio de servicios o venta al por menor.  Éstos pueden incluir el impuesto sobre el ingreso, el impuesto sobre el trabajo por cuenta propia, el impuesto sobre la nómina o el impuesto sobre artículos de uso y consumo.  El dueño de un negocio de servicios o de venta al por menor tiene que incluir este ingreso en su ingreso de negocio.

Una persona tiene que declarar la ganancia de una venta independientemente de si opera un negocio o no. La ganancia a declarar es el ingreso por encima del costo original o base del artículo.  Estas ganancias pueden ser ingreso de negocio o ganancias de capital.

Por lo general, el ingreso que resulta por subastas ocasionales, semejantes a ventas de garaje o de patio, no se requiere que lo declare.  Sin embargo, puede haber excepciones.  Si una venta de garaje en línea se convierte en un negocio, con ventas periódicas y la compra de artículos para la reventa, quizá pueda considerarse como un negocio de subastas en línea.

Algunas personas venden un producto o un servicio como pasatiempo.  Por lo general, este ingreso tiene que declararse y los gastos deducibles están limitados.  El total de las deducciones no pueden ser mayor que el ingreso declarado y sólo se pueden reclamar las deducciones si estas son detalladas en el Anexo A, Itemized Deductions (Deducciones detalladas), en inglés, del Formulario 1040.

Para más información sobre si una actividad es un negocio o un pasatiempo, vea la hoja informativa del mes de abril titulada,  ¿Negocio o Pasatiempo? Su Respuesta Afecta Sus Deducciones.

Qué es un gasto deducible
Por lo general, los vendedores de subastas tradicionales o en línea y los vendedores a consignación que manejan estos negocios con el fin de obtener ganancias pueden deducir los gastos que son ordinarios y necesarios.  Un gasto “ordinario” es uno que es común y aceptado en la ocupación o negocio.  Un gasto “necesario” es uno que es útil y apropiado para una ocupación o negocio. Ejemplos de gastos deducibles permitidos son las cuotas de subastas y de consignación y las comisiones que se pueden verificar.  Por lo general, no puede deducir gastos relacionados con asuntos personales, de vivienda o de familia.  Hay gastos que son parcialmente personales y parcialmente de negocio.  La porción del gasto que corresponde al negocio es deducible.

Aquí hay un ejemplo sencillo.  Una persona toma prestado $10,000.  Utiliza $7,000 para uso personal y los otros $3,000 para su negocio de subasta en línea.  El gasto de intereses por los $7,000 no es deducible, pero los intereses sobre los otros $3,000 sí son deducibles.  La Publicación 535, Business Expenses (Gastos de negocio), en inglés, contiene un capítulo sobre el tema de los intereses, el cual puede ayudar a un contribuyente a entender mejor estas reglas.

Una situación común en la que se divide el gasto es cuando una persona utiliza su hogar como su negocio.  Esa persona quizá pueda deducir gastos para el uso comercial de su hogar si cumple con el requisito de uso regular y el de uso exclusivo.  Sin embargo, los vendedores de subastas y de consignación pueden calcular su deducción hasta la cantidad de los gastos asignados al espacio en la residencia que se usa regularmente (no tiene que ser exclusivo) para almacenar inventario y/o muestras de productos, si la residencia es el único lugar fijo del negocio de subasta al por menor o al por mayor o del negocio a consignación.

Los gastos que se pueden asignar incluyen intereses hipotecarios, seguros, servicios públicos, reparaciones y depreciación.  Consulte la Publicación 587, Business Use of Your Home (Uso de su hogar para negocio), en inglés, para más información.

Este sitio web también tiene más información en inglés sobre gastos de negocio, cómo empezar y operar un negocio y vendedores de subastas en línea.

Page Last Reviewed or Updated: 17-Aug-2012