La reforma tributaria afecta las cuentas de ABLE, el crédito del ahorrador y las reinversiones 529

Consejo Tributario del IRS 2018-136SP, 30 de agosto de 2018

La Ley de Trabajos y Reducción de Impuestos hizo varios cambios a las cuentas de ABLE (en inglés). Las cuentas de ABLE fueron creadas por la Ley para Lograr una Mejor Experiencia de Vida de 2014. Son cuentas autorizadas para tratamiento tributario preferido, conforme a la sección 529A, para ayudar a las personas con discapacidades a pagar por gastos calificados relacionados con sus discapacidades.

Los siguientes con los cambios que afectarán a las personas que tienen una cuenta de ABLE:

Aumento del límite de aportaciones anuales

  • El límite es $15,000 en 2018.
  • Ciertos empleados beneficiarios de cuentas de ABLE pueden hacer una aportación adicional hasta la cantidad menor entre las siguientes:
    • La remuneración del beneficiario designado para el año tributario.
    • El límite de pobreza para una unidad familiar de una persona. Para 2018, dicha cantidad es $12,140 en el territorio continental de los Estados Unidos, $13,960 en Hawaii y $15,180 en Alaska.

Crédito del Ahorrador

Reinversiones y trasferencias de planes conforme a la sección 529

  • Las familias ahora pueden reinvertir fondos de un plan 529 a la cuenta de ABLE de otro miembro de la familia.
  • La cuenta de ABLE tiene que ser para el mismo beneficiario que la cuenta 529, o para un miembro de la misma familia como el titular de la cuenta 529. Las reinversiones de un plan de la sección 529 cuentan para el límite anual de aportaciones.
    • Un ejemplo: el límite anual de aportaciones de $15.000 se cumpliría por los padres que aportan $10.000 a la cuenta de ABLE de su hijo y reinvirtiendo más de $5.000 de un plan 529 a la misma cuenta de ABLE.

Los estados pueden ofrecer cuentas de ABLE para ayudar a las personas que se discapacitan antes de cumplir los 26 años y a sus familias a ahorrar y pagar los gastos relacionados con la discapacidad. Dichos gastos comprenden la vivienda, educación, transporte, salud, prevención y bienestar, entrenamiento y apoyo para el trabajo, tecnología de asistencia y servicios de apoyo personal. Aunque las aportaciones no son deducibles para los propósitos del impuesto federal, las distribuciones, incluyendo las ganancias, son libres de impuestos para el beneficiario, siempre que se utilicen para pagar gastos de discapacidad calificados. 

Más información:

Suscríbase a los Consejos Tributarios del IRS