Nueva ley ayuda a personas a ahorrar para jubilación; otros cambios retroactivos afectan a muchos contribuyentes

FS-2020-4SP, febrero de 2020

La Ley de Apropiaciones Consolidadas de 2020, promulgada el 20 de diciembre de 2019, incluye una serie de disposiciones tributarias destinadas a alentar a más personas a ahorrar para la jubilación. También incluye una serie de otros cambios tributarios, incluida la renovación retroactiva de algunos beneficios tributarios que vencieron al final del año 2017.

Como resultado, los contribuyentes elegibles podrán reclamar estos beneficios cuando presenten su declaración de impuestos federales de 2019. También pueden calificar para reclamarlos para el año tributario de 2018 al presentar una declaración enmendada. Algunos detalles están disponibles ahora en las instrucciones del Formulario 1040 de 2019.

La Publicación 17 (SP), El impuesto federal sobre los ingresos , presenta un análisis detallado de los cambios de impuestos para el 2019,  que incluyen los cambios legislativos recientes y también abarca las reglas generales para presentar una declaración de impuestos federales. Complementa la información contenida en el folleto de instrucciones del formulario de impuestos. Esta guía de 277 páginas, disponible en línea como PDF, HTML o eBook, también proporciona miles de enlaces interactivos para ayudar a los contribuyentes a obtener rápidamente respuestas a sus preguntas.

Contribuir a una cuenta IRA tradicional

Muchos contribuyentes de edad avanzada ahora pueden optar por contribuir parte o la totalidad de su compensación a un plan individual tradicional de ahorros para la jubilación (IRA). A partir de 2020, la nueva ley eliminó el límite de 70 años y medio de edad para hacer contribuciones a las cuentas IRA tradicionales. No hay límite de edad para las contribuciones a una cuenta IRA Roth.

Como resultado, las personas mayores de 70 años y medio de edad que todavía trabajan u opera un negocio ahora pueden optar por contribuir a una cuenta IRA tradicional comenzando en 2020. El límite de edad de 70 años y medio todavía se aplica a aquellos que ahora contribuyen a una cuenta IRA tradicional para el año tributario de 2019 antes de la fecha límite de presentación del 15 de abril de 2020.

Las distribuciones pueden comenzar más tarde

Las personas con cuentas IRA tradicionales, así como los planes 401(k) y otros planes de jubilación en el lugar de trabajo, pueden esperar hasta que cumplan los 72 años antes de tomar las distribuciones mínimas requeridas (RMD, por sus siglas en inglés) de sus cuentas y planes IRA.

Para los contribuyentes que cumplieron 70 años y medio antes del 1ro de enero de 2020, sus distribuciones mínimas requeridas (RMD) deben comenzar antes del 1ro de abril del año después de cumplir los 70 años y media de edad. Por ejemplo, para aquellos que cumplieron 70 años y medio en 2019, deben tomar sus primeras distribuciones mínimas requeridas (RMD) para 2019 antes del 1ro de abril de 2020, y sus segundas distribuciones mínimas requeridas (RMD) para 2020 antes del 31 de diciembre de 2020.

Para los contribuyentes que tenían 70 años y medio de edad o menos el 1ro de enero de 2020, sus primeras distribuciones mínimas no se requieren hasta el 1ro de abril del año después de que cumplan los 72 años. Por ejemplo, para aquellos que cumplen 72 años el 1ro de julio de 2021, deben tomar sus primeras RMD para 2021 antes del 1ro de abril de 2022, y sus segundas RMD para 2022 antes del 31 de diciembre de 2022.

Nacimiento o adopción de un niño

A partir de 2020, un propietario de IRA o un participante en un plan de contribución definido en el lugar de trabajo, como un plan 401(k) o 403(b), puede recibir distribuciones hasta $5,000 por el nacimiento o adopción de un niño sin imponer el impuesto adicional del 10% sobre las distribuciones prematuras. La distribución debe hacerse dentro de un año después de que el niño nazca o la adopción esté finalizada y no pueda ser de un plan de beneficios definido. En cualquier momento después de recibir la distribución, el propietario de la cuenta IRA o el participante del plan generalmente puede reinvertir cualquier parte de la distribución como una contribución de reinversión a un plan de jubilación elegible, incluyendo una cuenta IRA.

Nuevas reglas para los beneficiarios

Habrá menos beneficiarios de cuentas IRA y planes de jubilación en el lugar de trabajo, como los planes 401(k) y 403(b), que calificarán para recibir distribuciones a lo largo de su vida. Muchos tendrán que retirar todos los activos dentro de los 10 años posteriores a la muerte del propietario de la cuenta IRA o participante del plan de jubilación. Las excepciones a la regla de los 10 años se aplican a los cónyuges sobrevivientes, los hijos menores de edad, las personas discapacitadas o enfermas crónicamente, y aquellos que no son más de 10 años más jóvenes que el difunto.

Las reglas anteriores de distribución siguen aplicándose cuando el propietario del IRA o el participante del plan fallecieron antes de 2020, excepto que una regla especial se aplica a las distribuciones después de la muerte de un beneficiario que muere después de 2019.

Cambios en 529

Más gastos ahora califican para retiros libres de impuestos y multas de un programa de matrícula calificado, también conocido como un plan 529.

Los montos pueden retirarse para pagar el principal o los intereses de un beneficiario designado o el préstamo estudiantil de su hermano. La cantidad de distribuciones para reembolsos de préstamos de cualquier individuo está limitada a $10,000 de por vida. Los intereses pagados con estos fondos no califican para la deducción de intereses del préstamo estudiantil.

Además, un plan 529 ahora se puede usar para pagar gastos calificados para que un beneficiario designado participe en un programa de aprendizaje que está registrado y certificado por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos. Los gastos que califican son gastos por honorarios, libros, suministros y equipo requeridos.

Debido a que estos cambios son retroactivos a 2019, cualquier distribución durante 2019 que cumpla con estas pautas también califica para el tratamiento libre de impuestos y multas.

Beneficios tributarios extendidos hasta 2020

Muchos beneficios tributarios que expiraron a finales de 2017 se extendieron hasta 2020. Como resultado, los contribuyentes elegibles pueden reclamarlos en la declaración de 2019 que presentan esta temporada de impuestos. Además, los contribuyentes elegibles pueden reclamarlos en una declaración enmendada para 2018. Estos incluyen la deducción de matrícula y honorarios (para contribuyentes elegibles, una alternativa al Crédito tributario de oportunidad americana o el Crédito perpetuo por aprendizaje), la deducción del seguro hipotecario para los propietarios de viviendas de bajos y medianos elegibles, la exclusión de la deuda cancelada en una residencia principal y el crédito por energía de una propiedad no comercial para los propietarios de viviendas que instalan ventanas, puertas, aislamiento, hornos y otros que califican como eficiencia energética.

Otros cambios

La nueva ley incluye una serie de otros cambios que afectan tanto a individuos como a empresas. Incluyen la modificación a impuestos sobre inversiones y otros ingresos no devengados de hijos menores de edad, cambios en varias disposiciones de alivio tributario por desastre y una extensión de los beneficios tributarios de las empresas, como el crédito de empleador para la licencia familiar y médica pagada y el crédito tributario por oportunidad de trabajo para los empleadores para contratar individuos de ciertos grupos específicos que enfrentan barreras significativas para el empleo. Mas adelante vamos a tener más detalles disponibles en IRS.gov.